viernes, 15 de junio de 2012

Memorias de un amigo imaginario, de Matthew Dicks

Ingenioso. Increíble. Imaginario.
Así es Memorias de un amigo imaginario, novela que, junto con Bajo la misma estrella, de la que os hablé aquí, tiene el honor de abrir el interesantísimo catálogo de Nube de Tinta. Desde este nuevo sello se habían propuesto encontrar voces auténticas, emotivas y originales, así que no pudieron dejar pasar la oportunidad de editar un libro narrado por un amigo imaginario. ¿Puede haber un narrador más interesante que un amigo imaginario? Cuanto menos resulta curioso y llamativo a simple vista. Y, efectivamente, Memorias de un amigo imaginario está a la altura de las circunstancias. Si leí con avidez Bajo la misma estrella, puedo decir que con la novela de Matthew Dicks he disfrutado como un enano. 
Max es un niño de ocho años muy especial. No es como los demás niños; cuesta horrores arrancarle una sonrisa, no permite que le toquen y tiene manías que se pueden calificar fácilmente de obsesivo-compulsivas. Se puede decir de él que vive para dentro: no le gustan los cambios, las sorpresas, los ruidos ni que le hagan hablar por hablar. Además, no tiene amigos. A excepción, claro está, de Budo, su amigo imaginario que lo acompaña desde que tiene tres años. Todo el mundo habla de Budo como si fuera un amigo imaginario. Sin embargo, si hay algo que debéis tener claro desde el principio es que Budo no es imaginario. 
Nunca antes había leído un libro como este. Y esto es, básicamente, porque no hay ningún libro que se asemeje al de Dicks. Memorias de un amigo imaginario derrocha imaginación y originalidad en cada página. El propio Budo es producto de la imaginación de Max, que lo imaginó como un niño normal, con la peculiaridad de que puede atravesar puertas. Los demás amigos imaginarios suelen ser imaginados incompletos o como bichejos o seres fantásticos. En este sentido, se puede decir de Budo que tuvo mucha suerte al tener a Max como amigo imaginante. Entre Budo y Max existe una relación intrínseca: la vida del primero depende irremediablemente del segundo. Y es por esto por lo que Budo está muy preocupado últimamente. Max está empezando a tener ciertos comportamientos impropios de él y se ve a escondidas con la señorita Patterson, que siempre le ha dado mala espina a Budo. Las cosas están cambiando, y hay mucho en juego.

Budo es el narrador de la novela; por algo estas son sus memorias. El chico imaginario narra la historia con una voz más bien ingenua e inocente. Es imaginario, sí, pero no deja de ser un niño más que se queda embelesado escuchando los cuentos de la señorita Gosk. A Budo le gusta la señorita Gosk, mientras que tiene un mal presentimiento con la señorita Patterson. ¿Por qué? Eso es algo que deberéis descubrir vosotros mismos. Lo que sí puedo deciros es que, en mi opinión, la novela está claramente dividida en dos partes, separadas por un punto de inflexión importantísimo para el devenir de la trama.

No quiero contaros mucho más acerca de estas memorias para no estropearos lo que podéis encontrar entre sus páginas. Tengo que admitir que me ha sorprendido gratamente. Iba con ideas preconcebidas sobre que sería demasiado infantil, pero todo lo contrario. Como curiosidad, os comento que en la edición británica, el autor firma como Matthew Green, el apellido de su mujer.

Memorias de un amigo imaginario es una novela de una calidad literaria extraordinaria. Nube de Tinta venía prometiendo historias para recordar y, por ahora, está cumpliendo su palabra. Una aventura de la mano de dos amigos entrañables: Max, el chico que vive para dentro, y Budo, el chico que querría simplemente vivir, existir. Absolutamente recomendado.

Muy recomendado.
Si existo es porque Max cree en mí. Algunos dicen, la madre de Max por ejemplo, y también mi amiga Graham, que por eso soy imaginario. Pero no es verdad. Puede que necesite de la imaginación de Max para existir, pero tengo mis propios pensamientos, mis propias ideas y una vida aparte de la suya. 
Os dejo el link para que le echéis un vistazo al precioso vídeo con el que se presenta Nube de Tinta.  

8 comentarios:

  1. Qué ganas tenía de leer una reseña de este libro...
    pues me ha gustado, me lo voy a pensar.
    Un beso!

    ResponderEliminar
  2. A mí me recuerda mucho a una historia de Cecelia Ahern "si pudieras verme ahora".

    ResponderEliminar
  3. Vaya pues me has dejado loca de ganas de tenerlo. Y mira que al principio no me llamaba nada. Un beso

    ResponderEliminar
  4. Me ha parecido genial tu reseña y super original la historia, tengo muchísimas ganas de leerla!
    Un beso x

    Lux.

    ResponderEliminar
  5. Es la primera reseña que leo de la novela. Creo que me gustará leer esta novela. Desde luego me parece original.

    ResponderEliminar
  6. De las dos novedades esta es la que más me llamaba la atención y por lo que veo está genial. Me has terminado de convencer de que tengo que leerlo, así que no creo que tarde en hacerme con él!

    Muchas gracias por la reseña!

    Un beso!

    ResponderEliminar
  7. De los dos libros de Nube de tinta éste era el que menos me llamaba pero después de leer tu reseña me has convencido.

    ResponderEliminar
  8. De primeras no me llamaba mucho la atención este libro, pero tu reseña me ha producido mucha curiosidad por este libro, espero poder darle una oportunidad. ¡Un beso! =)

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP