jueves, 24 de febrero de 2011

La casa del torreón, de Isabel Del Río

Sinopsis:

Marina es una joven universitaria que, tras una caída, aparece de repente en una nueva realidad, una especie de reflejo oscuro de la nuestra, donde a los pocos seres vivos que encuentra sólo les preocupa sobrevivir a unas extrañas criaturas caníbales. Mientras lucha por sobrevivir, Marina hará sorprendentes descubrimientos sobre su extraño nuevo mundo, y sobre ella misma.

**********


Las reseñas que he leído sobre La casa del torreón eran, en general, muy buenas. Creo que no he leído una sola reseña que lo pusiera a parir. Lógico, porque no es un mal libro. Sin embargo, no estoy tan de acuerdo con todos los aspectos positivos que se enumeraban en las muchas reseñas que he visto. Es un libro bien escrito, narrado de una manera directa y sencilla, aunque a veces utilice alguna que otra palabra más retórica. La historia que cuenta es, además, muy interesante.

La casa del torreón es un libro raro. Raro y oscuro, muy oscuro. Después de su lectura me he quedado con una sensación extraña. Ni buena ni mala, simplemente extraña. Me va a ser difícil comentarlo de manera apropiada, porque la sensación que tengo es contradictoria. Lo haré lo mejor posible, a ver qué sale.

La trama se centra en Marina, una chica universitaria que, en un día de fuerte viento, cae de la azotea de su casa al jardín de una casa misteriosa, la casa del torreón. Sorprendentemente, a pesar de la altura de la caída, queda prácticamente ilesa. Sin embargo, cuando intenta volver a su casa, se da cuenta de que está atrapada en otro mundo, otra realidad, una ciudad de cuento de hadas, como la describe la propia autora. Pero no es un mundo agradable, para nada. En este mundo se encuentra sola, en mitad de un pueblo fantasma. Este lugar sigue unas reglas casi inquebrantables: cuando cae la noche aparecen unas sombras que buscan a Marina y lo destrozan todo a su paso, mientras que al amanecer todo vuelve a estar intacto, como si nada hubiera pasado. Marina debe aprender a sobrevivir en ese mundo que, por alguna razón, intenta destruirla y, al mismo tiempo, debe buscar una salida de aquella realidad.

Aunque piensa que está sola, en poco tiempo se encuentra con James, un chico de apenas 9 o 10 años que lleva casi la mitad de su vida en ese lugar. Junto a él, Marina se sentirá mucho más segura, ya que el chaval conoce el sitio como la palma de su mano y, además, confía en Marina. James le cuenta de qué manera se rige esa ciudad y a qué peligros se enfrentan. Por si las sombras no fueran ya de por sí una amenaza, hay unos hombres que quieren atraparlos; de hecho, tiempo atrás, esos mismos hombres arrancaron un brazo al chico. En cuanto a la relación de amistad que mantienen Marina y James, prefiero dejarlo aquí porque, como siempre, no incluyo spoilers en mis reseñas. En cualquier caso, la novela se centra en la chica, en su periplo por la ciudad de las hadas y su afán por hallar una salida.

En general, La casa del torreón me ha gustado. Si bien flojea en ciertos aspectos, como el ritmo, un poco lento a mi parecer, sí que destaca por su historia y su personaje principal, Marina. La chica está bien perfilada e Isabel Del Río hace un buen retrato de ella, explotando bastante bien su situación, es decir, el desconcierto y la ansiedad de Marina son palpables y creíbles. La narración, como ya dije, es correcta. He echado en falta un mayor uso de diálogos, aunque entiendo que no se puedan utilizar tanto como a mí me gustaría. Por lo demás, esta novela cuenta con muchos aspectos positivos, y toca varios géneros sin centrarse en uno concreto. Los principales, sin duda, son el drama y la fantasía.

¿Qué no me ha gustado, entonces? Principalmente el ritmo, que por momentos me aburría. La sucesión de acontecimientos es correcta, pero les ha faltado acción. Por otro lado, el final estaba cantadísimo o, al menos, yo me lo olía desde el principio, prácticamente. Sin embargo, aunque me lo esperaba, no me ha disgustado en absoluto. Es un buen final, pero es predecible. Otro aspecto muy positivo es la edición, completamente cuidada. Es un libro ilustrado que, además de las ilustraciones de ciertas páginas, está plagado de detalles que inundan cualquier parte de la novela.



En conjunto, La casa del torreón es una novela de una autora española que promete grandes sorpresas para la literatura nacional. Combina elementos fantásticos con otros dramáticos, haciendo que la fusión sea más que aceptable. Lo que me hubiera gustado es ver un poco de luz entre tanta oscuridad y pesimismo que reinan en la novela, pero la historia debía de ser así, y no lo critico en absoluto. ¿Recomiendo la novela? Por supuesto.



4 comentarios:

  1. La verdd es que parece un libro interesante ^^
    Gracias por la reseña ^^
    Bss!

    ResponderEliminar
  2. Si que parece interesante,pero que sea una novela tan oscura no me acaba por convencer.

    buena reseña

    saludos

    ResponderEliminar
  3. Cada cosa que leo de el me hace quererlo más. El ritmo... también es un poco cosa de gustos creo yo y de la costumbre que tengas con otras lecturas, sé que tarde o temprarno lo leeré. Me llama poderosíiiiisimamente. Y si es oscuro, mejor que mejor.

    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. Uf, uf, sí que pareces un poco contradictorio xD
    Yo este estuve a nada de comprarlo, al final, lo dejé. Y no sé que hacer, porque al ser la primera reseña del libro que leo, no tengo más puntos de vista, con lo que voy un poco perdida porque lo recomiendas pero asimismo dices que el final es predecible y otros aspectos algo negativos (como el que haya pocos diálgos -que no son imprescindibles y si no hay, es porque no vienen a cuento, pero me gustan, todo parece más ágil-)
    Sí, la edición está realmente currada, de hecho, en la librería me tiré por él por el diseño xD
    Bien hecha la reseña ;)

    ResponderEliminar

¿Te ha gustado? ¿No? Opina, sugiere, quéjate, hechízanos tú también. Pero siempre desde el respeto y la educación. ¡Esperamos tu opinión! ^^

Related Posts with Thumbnails
 

  ©Hechizos de libros plantilla y gráficos hechos por Kanon, 2010

Back to TOP